Cambio de Xiaomi Mi2s a Motorola Moto X 2014

Hace unas semanas compré un Motorola Moto X de segunda generación. El Moto X es un terminal que siempre me ha gustado, porque a pesar de que no es un tope de gama (aunque por supuesto es de gama alta, que para algo es el buque insignia de Motorola), dispone de funcionalidades muy interesantes que otros fabricantes no tienen, y un rendimiento muy bueno al no sobrecargar el sistema (por algún lado se tenía que notar que hasta hace poco Motorola pertenecía a Google, los creadores de Android).

image

Hasta ahora tenía un Xiaomi Mi2s, que salió en 2013 y que yo tengo desde enero de 2014. Conste que aún sigue siendo un terminal más que válido (2 GB de RAM, Snapdragon S4 quad-core, pantalla HD 720p, cámara Sony de 13 Mpx, 32 GB de almacenamiento…) con el que no tenía ningún tipo de problema, y aunque me encanta su tamaño, ya había asumido que mi próximo terminal iba a ser grande. Con este panorama, me surgió la oportunidad de comprarlo por menos 300 €, y no lo dudé. Ahora, tras varias semanas de uso, voy a contaros mis impresiones y las diferencias con el terminal chino.

Mejor hardware y más grande

Altavoz frontal

Algo de lo que presumen muchos terminales actuales, y a lo que nunca había dado mucha importancia. Nunca había tenido ninguna pega con el altavoz trasero (ponía el teléfono boca-abajo y listo), pero ahora que tengo altavoz frontal, no cambiaría a trasero ni de broma. Aparte de no tener que dejar el smartphone posado del revés para oír música, escucho los vídeos mucho mejor (aunque tampoco son muchos). Una pena que tan sólo tenga uno y no sea estéreo.

image

Anchura

Es 1 centímetro más ancho, y se nota. Vaya si se nota. El Mi2s tenía la anchura perfecta (o más bien, la anchura máxima) para que yo lo usara con una mano, cosa que con el Moto X no puedo hacer, y tengo que utilizar la segunda mano más de lo que me gustaría. Por suerte, el círculo hundido de la parte posterior me facilita la tarea de usarlo con una mano, al darme algo de ‘agarre’ con el dedo corazón.

NFC

Ya tuve NFC en el Nexus 4, y no lo utilizaba para nada. Por eso, no lo he echado de menos en el Mi2s, y de momento no lo uso tampoco en el Moto X. Es algo que tengo que intentar forzarme a utilizar, incluso nos hemos pensado comprar unas etiquetas NFC para sacarle partido. A ver si llega Android Pay y le damos uso al chip.

Trasera curva

La parte trasera es curva, lo que hace que sea muy ergonómico cuando lo estamos sujetando con la mano, mirando la pantalla o escribiendo con la segunda mano. Pero esto hace que se balancee cuando está posado en le mesa, lo que impide utilizarlo sin cogerlo, cosa que no hago mucho, pero fastidia cuando no te deja mandar un simple OK en WhatsApp o meter el patrón para leer una notificación, por ejemplo.

image

Batería y Quick Charge 2.0

La batería es algo superior (300mAh más que la de 2000mAh del Xiaomi), lo cual no noto mucho al disponer de una pantalla Full HD 1080p, y un procesador más potente, que en teoría consumen más energía. Al menos, el dispositivo dispone de la carga rápida de Qualcomm, llamada Quick Charge 2.0, que permite tener 50% de batería en media hora (ver artículo completo).  En cualquier caso, tengo la sensación de tener la misma duración de batería, y el mismo tiempo de carga, pero creo que cuando pongo el terminal a cargar le queda algo más de batería que al Mi2s en las mismas condiciones.

Tamaño

Tiene casi una pulgada más de pantalla, y a pesar de que tiene mejor aprovechados los marcos, esto hace que tenga 15 mm más de altura, lo cual se nota en algunos de los bolsillos que suelo utilizar. De hecho, he notado que de vez en cuando lo meto en el bolso de correa que suelo llevar, así inconscientemente. Eso sí, ver fotos y vídeos en esta pantalla mola mucho más, y mi consumo de este contenido en el teléfono ha aumentado.

image

Almacenamiento

Cuando compré el Xiaomi, solo estaba disponible el de 32 GB (que además era el que tenía cámara de 13 Mpx), y aunque yo venía de un HTC Desire (bueno, del Nexus, pero no me acuerdo ni de la capacidad que tenía) con 4,5 GB (y por la microSD, que si no…), me tiré a la piscina y me dije “mejor que sobre que no que falte”. Nunca lo tuve más lleno del 60 %. Por eso, y porque soy un fiel defensor de que con 8-16 GB debería valer, no me importó que el Moto X tuviera ‘solo’ 16 gigabytes. Ya se me ha llenado la memoria un par de veces, pero con borrar la caché se ha solucionado. Y si veo que me empieza a pasar más a menudo, borraré las fotos y vídeos, que ya lo tengo en el PC, También tengo casi medio GB de archivos de WhatsApp, un montón de podcasts descargados, y una cantidad considerable de aplicaciones que no uso casi nunca. Así que tengo varias opciones para recuperar espacio de almacenamiento.

Android 5.0 Lollipop (vs WIUI)

Los teléfonos de Xiaomi utilizan el sistema operativo MIUI, que utiliza como base Android. Es decir, que puedes usar las aplicaciones habituales, pero la interfaz es diferente y el usuario dispone de algunas funcionalidades integradas y aplicaciones instaladas de fábrica que están muy bien. Es más, yo utilizaba una versión de MIUI que se llama WIUI, que me instalé para poder tener Android 4.4 KitKat y así poder usar mi smartwatch Android Wear.

Smart Lock

Es una de las características que más me apetecía tener, que consiste en poder desbloquear el teléfono automáticamente mediante diversos métodos: Wifis cercanas, dispositivos bluetooth, detección facial y hasta uso del dispositivo. Me llevé un chasco al ver que la versión de Android que traía el Moto X era la 5.0, ya que Smart Lock apareció con la 5.1. O eso es lo que yo pensaba hasta aquel momento, porque enredando por los Ajustes, encontré una forma de activarlo, más o menos escondida, y es que al parece esta característica está disponible a partir de 5.0.

La verdad nunca he tenido protección en la pantalla de bloqueo (patrón, PIN…), así que en la práctica no noto ninguna diferencia. Espero que la ventaja se haga notar si pierdo/me roban el teléfono (espero que no sea nunca) y nadie pueda acceder a mis datos. La verdad es que los últimos tiempos con el Mi2s, disfrutaba de una funcionalidad similar, desbloqueando el teléfono con la Mi Band, pero es que Smart Lock es mucho más completo.

image

Sin root

En todos mis smartphones he sido root, y más con MIUI que lo trae implementado de fábrica, con la posibilidad de ser activado o desactivado por el usuario. En el día a día no he necesitado tener acceso root, pero cuando lo puse en marcha la primera vez, eche de menos no poder usar Titanium Backup para restaurar mis aplicaciones y sus correspondientes datos.

Bloatware, o software preinstalado

Relacionado con lo anterior, vienen muchas aplicaciones preinstaladas que no se pueden desinstalar (salvo que seas root), sobretodo de Google. Os cuento las que tengo instaladas que me gustaría quitar porque no utilizo:

  • Chrome, porque uso Chrome Beta
  • Correo, uso Gmail e Inbox
  • Hangouts, uso WhatsApp y Facebook Messenger
  • Play Juegos, no soy nada jugón
  • Play Kiosko, leo todo en Feedly o Pocket
  • Play Libros, no leo en papel como para leer en el móvil
  • Presentaciones, Documents y Sheets, no los necesito en el móvil, con Google Drive para lectura de los archivos me vale
  • Quickoffice, no edito archivos de office en el móvil

Más otras cuantas que vienen y que sí uso, pero me da rabia igualmente que no se puedan desinstalar.

Múltiples galerías

Relacionado con el punto anterior, venían instaladas las aplicaciones Galería (de Motorola, que me gusta bastante, por cierto), y Fotos (de Google), que además tenía 2 iconos en el listado de aplicaciones. Esto último lo solucioné inhabilitando la aplicación de Google+ (que realmente es la que contenía a Fotos), y habilitándola de nuevo.

La Galería de Motorola mola mucho, porque hace algunas cosas similares al nuevo Google Photos:

  • En el apartado Carrete (las fotos que sacas con el móvil), permite agrupar las fotos por evento (fecha), o verlas todas seguidas cronológicamente.
  • Automáticamente te crea películas con tus fotos, como hace Google+ Fotos y ahora Google Photos. También puedes crear tus propias películas.
  • Te agrupa los vídeos en un apartado dedicado
image

Cámara

Siguiendo con imágenes, un punto que no me puedo saltar es la cámara. A pesar de que la cámara del Mi2s es bastante mejor que la del Nexus 4 y por supuesto que la del HTC Desire, la del Moto X es bastante mejor, aunque tengan la misma resolución (ya sabéis, los megapíxeles son solo un número).

Grabación de llamadas

MIUI permite grabar las llamadas de teléfono, y lo hace de forma interna (no como esas aplicaciones que te graban del altavoz el sonido del interlocutor), con lo que la calidad era muy buena. Más de una vez me ha venido de perlas para recordar algo que me han dicho en una conversación, y aunque en el Moto X aún no lo he echado en falta (aunque quizás no lo he usado simplemente porque no lo tengo), creo que lo voy a acabar echando de menos seguro.

Ahorro de batería

Aunque MIUI disponía de modos de batería, incluido el modo ahorro, creo que nunca le saqué partido, no sé si porque era un poco complejo, o porque la forma de funcionar era transformando el móvil en un Nokia 3310 (sin conexiones, sin brillo, sincronización, etc…). Sin embargo, el modo Ahorro de Bateria de Lollipop es muy útil, porque consigue ahorrar energía desactivando cosas superfluas como las animaciones, bajando la potencia del procesador, etc…

image

Anuncios

He notado (o me ha parecido, al menos) que tengo anuncios donde antes no los tenía, por ejemplo en la aplicación de iVoox. Yo juraría que antes no los tenía, y me pregunto si será por no tener root, y que quizás MIUI trae algo integrado para bloquear los anuncios.

Software de Motorola

Desde que probé el Moto G que le compré a mi tío, me gustaron bastante las aplicaciones de Motorola. Y más en el Moto X.

Moto

Así se llama la aplicación que trae todas las cosas chulas del software de Motorola:

  1. Asistente: se pueden configurar 4 modos automáticos, que se activan según ciertas circunstancias. Estos son: durmiendo, conduciendo, casa y reunión
  2. Acciones: te permite realizar acciones utilizando algunos sensores del terminal.
    1. silenciar las llamadas y alarmas pasando la mano por encima
    2. activar la cámara girando 2 veces el teléfono
    3. acercar la mano a la pantalla para que se active la ‘Pantalla Moto’, que te muestra la pantalla de bloqueo sin tocarlo
  3. Voz: la joya de la corona. Gracias a su coprocesador, el sistema está siempre activo y a la escucha, y mediante un comando de voz podemos llamarlo y realizar acciones, y por supuesto búsquedas de Google. Yo he puesto “Escucha Skynet” ^^
  4. Pantalla Moto: combinado con Acciones, tras acercar la mano y aparecer las notificaciones, podemos tocarlas para previsualizarlas, sin desbloquear el dispositivo ni tocar el botón power.
image

Pantalla Atenta

Es algo que ni si quiera sabía que tuviera, y que hace que la pantalla permanezca encendido cuando el teléfono detecta que lo estás mirando. Vamos, como el Stay Awake de Samsung. Realmente esto viene en Ajustes > Pantalla, así que no tengo claro si es de Motorola o de Android.

Motorola Migration

Usé esta aplicación en el Moto G de mi tío para trasladar todo el contenido de su viejo Galaxy, y la verdad es que es una pasada. Es muy fácil de usar y te permite transferir fotos, contactos, vídeos, mensajes, música, historial de llamadas

Motorola Connect

Con esta app y su extensión hermana para Google Chrome, podemos gestionar algunos aspectos del teléfono desde nuestro ordenador. Desde ver y contestar mensajes, a localizar el terminal si lo hemos perdido.

Deja un comentario