La disciplina te da constancia y la constancia te dará felicidad

La disciplina te da constancia y la constancia te dará felicidad

Interesante vídeo en el que Casey entrevista a Jocko Willink, un comandante de los Navy Seals, y hablan sobre motivación y productividad.

Si te levantas antes que la mayoría, no hay interrupciones: no hay llamadas, no hay mensajería, no hay redes sociales… Aunque el día que lo hagamos todos no tendrá sentido, igual que no tiene sentido decir que WhatsApp es la mejor aplicación de mensajería porque la usan todos.

El principio básico del vídeo es la disciplina, que empieza a hacer efecto cuando te levantas a la primera de la cama, y no aplazas la alarma para 5 minutos más tarde. Aunque para esto, da igual que te levantes a las 4 que a las 9.

Tenemos que comprometernos con nuestras metas a largo plazo y dejar de lado los asuntos a corto plazo. Yo suelo resumirlo con una frase, que creo que no he robado de ningún sitio: “Anteponer la felicidad a largo plazo al placer instantáneo“. Es decir, si sabemos lo que es bueno para nosotros en el futuro, no lo hipotequemos por las pequeñas cosas que nos apetece hacer en el día a día. Esto se puede aplicar a la salud (no comer un donut para tener una vida larga y saludable), a lo profesional (no dar tanto protagonismo a las redes sociales para ser más productivos), y a cualquier ámbito de la vida.

En mundo de la productividad, uses el sistema que uses, siempre hay una jerarquía de niveles que te permite saber si tus acciones en el día a día son las correctas (metas, objetivos, áreas, proyectos, etc.). Por ejemplo, si una de las metas vitales es tener una vida larga y saludable, en un nivel inferior puedes tener un objetivo de perder peso, que te llevaría a comprometerte a caminar al menos 30 minutos al día: si no estás andando todos los días, sabrás que algo no está funcionando. En este caso el ejemplo es bastante claro, pero en otras áreas las cosas pueden complicarse y para no alejarte de tus metas están las revisiones periódicas, como sucede en GTD.

Continuando con la disciplina, como consejo básico (y como título de uno de los libros de Jocko), dice que “la disciplina es igual a libertad”. Al final lo que aconseja es tener más autocontrol y constancia, ser conscientes de lo que nos acerca a nuestras verdaderas metas para que en el momento que nos desviemos lo más mínimo, seamos capaces de autocorregirnos. También explica lo mal que te sientes tras ese “placer instantáneo” que en un principio te hace sentir bien, pero que sabes que a largo plazo no te beneficia, lo que te hace arrepentirte y frustrarte tras realizarlo.

En definitiva, tenemos mucho más control de lo que parece en nuestras vidas, y debemos aprender a reconocer las situaciones en las que nos traicionamos a nosotros mismos y poner soluciones. Por último, Jocko da un consejo a las personas que se quejan de las circunstancias externas, invitándoles a pensar qué pueden hacer para cambiar las cosas en lugar de autocompadecerse y criticar al resto.

Al final Casey explica que las 2 últimas horas del día, que usaba para ver Netflix y estar sin hacer nada, ahora las “ha movido” adelantando la hora a la que se va a dormir y por tanto a la que se levanta, convirtiendo esas 2 horas en tiempo productivo (volviendo de esta forma al inicio del vídeo). Yo creo que simplemente no tenemos que dejarnos llevar por las costumbres y las convenciones sociales, ya que parece que lo normal es ver la tele y perder el tiempo al final del día porque así compensamos el mal trago del trabajo, pero en realidad podemos hacer lo que nosotros queramos y sobretodo, que nos acerque a nuestras metas vitales (de los trabajos que no nos hacen felices mejor hablamos otro día).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.